Translate

14 de diciembre de 2011

tiramisú entre libros

Todo comenzó una tarde en que Elena le sugirió a Anika: ¿por qué no nos reunimos en Madrid todos los colaboradores de Anika entre libros?
Ah! Pues yo quiero regalar libros, se adelantó enseguida Anika, alma mater de la web con el mismo nombre y 15 años de andadura en su lucha por difundir su amor a la lectura y la cultura en general.  En su perfil no es extraño encontrarse con historias y post de lo más surrelista:  qué comen los monos en Zambia, a quién han detenido por corrupción en Marbella, o quién ha presentado el mejor comic ilustrado.  La cultura, y más cuando es gratuita, no se valora con el mismo cariño que ella nos recibe. 

Revista on-line.  Quince años en la red.
Como efecto mariposa de esta crisis que nos inunda, y nunca mejor dicho, porque a día de hoy podemos hablar de un efecto hundimiento.  Los cadáveres que va dejando en el camino se cuentan a cientos de miles, a millones si seguimos los índices que ya todos conocemos, hasta el momento.  Crucemos los dedos.   ¿Qué más puedo decir que algunos no sepan ya sobre el efecto que está produciendo en el mundo cultural y de cómo los recortes han empezado a sacar sus afiladas uñas? Educación que se nos va, un futuro de jóvenes que se preguntarán para qué ha de servirles eso que llaman conocimiento, saber, si ahora son testigos del desprecio y el ninguneo que recibe este lado del rio por parte de gobierno y mandatarios -y algunos tocameloswebs apoltronados en despacho made in a mi pe la pela.Otra historia que no viene a cuento-.   Algunos aún creemos que los sueños (los que aparecen cuando leemos), la motivación (latente en esos mismos sueños) y las penalidades nos hacen más conscientes del largo y empinado trayecto que rodea al mundo cultural actual.  Cuesta levantarse cada día y abrir el balcón, temiendo que hasta los libros se quieran suicidar por este extrañamiento hacia lo que debe ser su patria.
Siempre nos quedará el Tiramisú.
Amén.

Por cierto, me han dicho algunos catalanes golosos que esperan con impaciencia una próxima reunión de tiramisuninos en la ciudad condal.  No podemos defraudarles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com