Translate

10 de junio de 2012

Abrir los ojos como platos

Walter Riso afirmaba en uno de sus libros:

Asumir el papel de pedagogo para enseñarle a la pareja cómo amarnos no deja de ser frustrante. Además: ¿cómo hacerlo? Podrías tomar su mano, pasarla por tu piel y decirle: «Mira así, es así como quiero que me acaricies». También podrías entregarle una lista donde figuren claramente las fechas del aniversario, los cumpleaños y demás, para que no se olvide de tener un detalle esos días.
O podrías ilustrarle con ejemplos en PowerPoint sobre las mejores maneras de decir «Te quiero» y de abrazar al prójimo sin estrangularlo y sin que parezca que le estas dando el pésame.
Pero sería ridículo,además de artificial, demasiados «podrías» para quien desea ser amado plenamente.
Por lo tanto, si tu pareja actúa como un zombi y hace gala de un «amor mecanizado y
frío», lo primordial no está resuelto. No digo que sea imposible humanizar a la pareja, lo que sostengo es que dicha tarea es desalentadora y poco gratificante para un enamorado.
El día que debas decirle a tu pareja que su amor ni se ve ni se siente, empiezas la cuenta regresiva (sería como explicarle a un maltratador que los golpes duelen y que por eso no debería pegarte).

Walter Riso


Este tipo de individuos suele navegar en la dirección que les lleve el viento, no te esfuerces en conseguir que piensen por sí mismos o se preocupen en conocer qué es lo que les llena,  lo que les motiva, cuanto menos lo que les apasiona, llegará un momento que no os sorprenderá comprobar que no lo tienen claro.  Es así de simple, como lo son sus pensamientos y razonamientos.  Se sientan, y esperan  a que les llegue la inspiración -normalmente de la mano de otros- , qué ver, adónde ir este jueves, no se formulan las preguntas previas habituales: ¿me apetece ir? ¿me siento cómodo en compañía de esa gente? ¿que aporta esto a mi vida?.    Caminan a ciegas por la vida, en especial los fines de semana.  Actúan en modo Vicente, ¿dónde? donde va la gente, es obvio.
¿Que aparece un cartel en medio de una calle medio destrozada en la que anuncian que la tarde sábado la asociación de vecinos ofrecerá un vino casero de Joan, el marido de la compañera de macramé de la panadera? pues se apuntan al planazo, ya les quitan una duda existencial sobre lo que harán ese sábado. ¡Hala! ¡Que viva la falta de criterio y siga corriendo la horchata por sus venas, que es primavera!.

Hasta aquí parece normal que ninguna mujer con un razonable equilibrio psicológico se acerque a su lado más de lo estipulado en un evento social, por decir algo; cuando pasan de los treinta, estos niños sin futuro emocional alguien debería plantearles un reset en modo completo, y si no no me digáis que no os he avisado cuando os topéis con el sorprendente perfil que cuelga en el Facebook, justo cuando acaban de decirte que jamás habían por otra lo que ahora sienten por ti (¿se está descojonando? fijo), a saber:  hombre, busco mujeres, soltero. 
Sujetos simples de la manada nazco-crezco-hago cosas que no me interesan los fines de semana-y hago morir al resto, de aburrimiento.
El perfil de inseguro enfermizo suele cosechar risas y cabeceos de comprensión entre las lectoras y seguidoras de estos relatos, y su utilidad se reduce a ser pasto de historias y relatos que parodian el mundo de las relaciones complicadas (esto no se dice, esto no se hace).
¿y qué contaros cuando se empeñan estos mismos individuos en disfrazar su indiferencia de geyperman del hogar:  en menos de lo que una tarda en poner una cafetera prometen todo lo que un año después sigue sin realizar.  Aunque tiene menos maña con un destornillador que tú abriendo zanjas, él se las da de pintor, electricista, paleta, y si es necesario, de fontanero.  No le dejéis que se acerque a una cañería, si acaso dejarle jugando montando una estantería, y si se cae en cuanto se dan la vuelta -suele ocurrir, doy fe- la podéis arreglar vosotras mismas. 
Mienten tanto como hablan: un día ...esto; otro día...aquello.  Humo que sacan del sombrero, el conejo jamás aparece.   No les propongáis actividades culturales, sufren cierta alergia a todo aquello que les haga pensar, reaccionar, cuestionarse a sí mismos. Eso sí, darle un abono para los partidos de fútbol y moverá el mundo.

A estas alturas ya has aprendido y seguramente te harás acompañar por alguien que disfrute de todo eso que te gusta a ti, y que además aprecian tu compañía, algo que el otro nunva valoró excesivamente, es tal su actividad social que no tiene tiempo para todo lo que se propone hacer: una cena de conocidos para jugar a las pelis, una cena con los conocidos de los conocidos, porque uno de ellos se va de viaje a Portugal, una cena con quien sea, porque le han llamado, y no va  adecir que no, que luego no le querrán.
Si tu quieres ir al cine, nunca encuentra tiempo, es lógico, con tanta cena y actividad social.  Lo más seguro que se cruce por casualidad con aquella amiga muy amiga (no hace apenas dos meses que se conocen?) y mira por donde, terminaron en el cine, y viendo precisamente la película en cuestión
No te lo contará directamente, porque a pesar de que la horchata en rebaja cruza por sus venas, la conciencia no la tiene limpia del todo, y por eso tampoco te comenta cuando queda con esta y aquella, o se va con esos amigos que ni conoces a no sé dónde (luego haces memoria y la fecha coincide el mismo día que le llamaste porque te encontrabas terriblemente triste y necesitabas un abrazo de ná).
Ahí le has dado.  Se desgañitará haciéndote sentir culpable, porque le haces sentir no-libre, ahogado, cuando  hasta hace dos días -cuando decidiste dar tu brazo a torcer y comenzar a conocerle ya como una pareja en ciernes- era él quien estaba tan pendiente de ti que llegaste a asustarte de sus llamadas diarias, tú acostumbrada a vivir tu vida en paz y calma.

No soy yo quien habla, me lo contó Walter Riso en sus libros, que de este tipo de cuestiones sabe mucho más que yo, así que ya sabes:    si conoces o intuyes a algún especímen de este tipo no te dejes seducir por sus palabras, antes de que sea demasiado tarde,  ¡huye!.
Y cuando escape la próxima ocasión en que le confieses que él no es el hombre que te conviene, y antes de que te llene el vestido de mocos y babas  (se me olvidó comentar su aficción por el drama y las lágrimas, ea, ea, ya pasó).  No te dejes engañar por esta faceta suya de actor dramático, que en cuanto tuerce la primera esquina ya te ha olvidado, centrado en llorar en el hombro de alguna ingenua que le pague un cafe mientras le cuenta lo malas malísimas que somos todas las féminas de este planeta.  Pajarico.

Water Riso nos abre los ojos con más de quince obras publicadas, todas traducidas al español, que tras su lectura dejan el suelo plagado de vendas que se van cayendo aquí y allá.
Muy recomendable.


(to be continued...)


Walter Riso estudió psicología en la Universidad de San Luis (Argentina) y la Universidad San Buenaventura (Colombia).
Es especialista en psicología clínica cognitiva (Universidad del Norte) y realizó estudios de maestría en Bioética en la Universidad del Bosque. Actualmente es profesor de Terapia Cognitiva en la Universidad Konrad Lorenz y la Universidad Católica de Colombia, sí como en otras universidades de Latinoamérica, y es presidente honorario de la Asociación Colombiana de Terapia Cognitiva (ACOTEC).
Ha sido coordinador y fundador de FORMAR (Centro de investigación y terapia del comportamiento) y del CEAPC (Centro de psicología clínica y terapia cognitiva). Desde hace veinticinco años trabaja como psicólogo clínico, práctica que alterna con la realización de investigaciones en el área cognitiva, formación de terapeutas y publicaciones científicas y de divulgación.


Entre sus publicaciones se encuentran: Entrenamiento asertivo (1990), Depresión: avances recientes en cognición y procesamiento de la información (1994), Aprendiendo a quererse a sí mismo (1996), Terapia cognitivo-informacional: crítica a las terapias tradicionales e implicaciones clínicas (2000), Cuestión de dignidad (2001) y Pensar bien, sentirse bien (2003).
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com