Translate

30 de octubre de 2012

RESEÑA - ¿NADA QUE PONERTE? (2012)


¿NADA QUE PONERTE?
(¿Nada que ponerte?, 2012)
Nacho Montes 

La esfera de los libros
© La esfera de los libros, S.L., 2012
1ª Edición, mayo 2012
Género y tags: Mezcla de géneros, Ensayo sobre moda y tendencias, Libro ilustrado, Relato de Ficción, El mundo de la moda, Protocolo social y Estilismo, literatura española
ISBN: 9788499707303
258 Páginas

Argumento
La mujer y su eterno dilema a la hora de vestirse. Abrir el armario se convierte en algunos casos en un suplicio, y Doña Clotilde, con un estilismo que nos invitaría a pensar en Lady Gaga como la reina de la elegancia es la muestra e hilo conductor con el que Nacho Montes (colaborador habitual de programas televisivos como cronista social y de moda) construye un libro con chispa que además de proveer de buenos consejos intercala nociones básicas sobre este sector e ilustraciones expone además pinceladas históricas y anécdotas sobre algunos personajes del mundo de la moda, sin olvidarse de mencionar todo sobre complementos y prendas básicas.
Divertido, ameno, y de lectura ágil.  Y humor, sobre todo.

OPINIÓN 
La lectura de "Nada que ponerte" me trae a la memoria la manida frase heredada de generación en generación: si no tuvieras tanta ropa seguro que no  tendrías ese dilema.   Y lleva razón la expresión, tan vigente como –por desgracia- los chistes malos, que en tantas ocasiones hemos tenido que escuchar  a nuestras madres y abuelas.


Nacho Montes nos recuerda que menos es más, que un presupuesto reducido no está reñido con la elegancia, y que todo -o casi- se basa en unas pequeñas reglas que el protocolo social promulga desde los años en que la moda ha pasado a ser no ya símbolo de estatus, sino el modo principal con el que expresamos nuestra individualidad. 

Que un atuendo no corresponde con el evento o con la ocasión es uno de los momentos más bochornosos para quienes la imagen, y la primera impresión,  hablan por sí solos.
El autor no da lecciones de "fashionismo" al uso, ni nos impele a seguir lo que se lleva porque sí, y eso me agrada, ya que soy de las que me tengo que sentar sobre el bordillo de la acera cada vez que observo a una de esas fashion-victims que no transmiten más que lo que lo haría un escaparate sin gracia, sin ganas, sobre todo cuando no llevo gafas de sol. 

Las personas somos creativas, y en las estaciones del año, y dependiendo de la hora del día o el evento tenemos un campo abonado para expandir toda nuestra imaginación y dar rienda suelta a nuestra verdadera personalidad, ese sí que es un lujo que pocos se atreven a permitirse, no nos olvidemos que la inventiva que aplicamos en nuestro entorno nos mantiene enérgicos y por ende favorece que la sangre fluya y renueve conductos que en algunos parecen perecer atrofiados bajo la confusión de los imperativos y la dañina publicidad. 

El libro, aparte de ciertos consejos que convendría tener en cuenta respecto a la parte del protocolo esencial en el que no debemos caer – ¿quién no ha sentido vergüenza ajena al ver a un señor entrado en años desparramando su torso sobre el mantel de cuadros en cualquier restaurante, pongamos  mallorquín (sé de alguno cuyos propietarios niegan la entrada a los turistas, con el consabido, lo siento, está completo, todo reservado, en donde jamás añoro las gafas de sol). 

Una obra ligera y con un humor, que roza la acidez sin llegar a dañar el estómago de los menos conservadores que incorpora, entre consejos y anécdotas, una historia resumida del quién es quién en el mundo de la moda, desde sus comienzos –adoro leer sobre la revolucionaria Coco Chanel- hasta diseñadores actuales o que bien despuntan en este momento.

Recomendable e ideal como lectura de verano, alegre y didáctica sobre el tema que ocupa, más si alguien se ha quedado con la curiosidad de conocer el desenlace de la historia de Doña Clotilde.  A mi me ha atraído de principio a fin y lo he leido con placer de un tirón.  

Saray Schaetzler

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com