Translate

14 de mayo de 2013

¿Estamos locos o qué?

No sobran cer...ebros en este país, y aunque me cueste decirlo, tampoco estamos para comprar aquellos que nos servirían, si no para sacar este terreno de 504 645 km2 adelante, sí al menos para darnos un empujoncito cerebral a muchos.
Me faltan Joseluises San Pedro, Teresas Forcades, con o sin toga; echo de menos a todos esos jueces que por separado me demuestran y me hacen creer que sí existe una justicia de todos y para todos, del lado del empobrecido, del pobre injustamente apaleado por unas leyes retrógradas y consensuadas en su tiempo por juristas que hoy en día seríamos magnánimos tildándoles de obsoletos, cuando lo cierto es que rozan lo caricaturesco.

Pero a los hechos me remito, y estos, me consta son la prueba fehaciente de mi pragmatismo a la hora de opinar sobre el panorama asolador que me rodea, eso sí, maquillado de partidos de futbolín que siguen cientos de cretinos y sus necios cerebros.  Un gol y sube el pan.  Y luego a llorar en fila india con pancartas ante el eminente desahucio.  Que no duele tanto cuando tenemos a la familia detrás pagando las letras, la luz, el agua y aguantando a los churumbeles, que se les han caído del cielo después de haber superado la época del amamantamiento. Hombres de poca fe.
¿En qué se parece un hombre a un becerro?
 
Si debemos vivir indignados, hagámoslo por razones de peso: mi vecino, la calle, la industria comarcal... Pero no, la precariedad solo es tal cuando toca en mi puerta, y así lo veo cada día -ya van unos cuantos años-,   así que no se desesperen, que en esto tengo experiencia.
Nadie se atreve a decir de boca lo que me comentan con la boca chica: que ya está bien de creer que aquí solo lo pasa mal el que se metió en una hipoteca, en un coche de última gama, en viajes pagados a plazos.  Que aquellos que no lo hacíamos y nos comportábamos como personas responsables, ahora estamos igual o peor que los interfectos de las camisas verdes, sin tener siquiera derecho, como ellos gritan ante los desahucios, a gritar: ¡y para nosotros qué??.
Todos aquellos que no han vivido por encima de sus posibilidades (sí, lo han leído bien: por encima-de-posibilidades) llevamos gritando al vacío sin otro consuelo que el de "seguro que el año que viene te irá mejor".  Y ahí seguimos, luchando como cada temporada, llueva o salga el sol, con contrato fijo o discontínuo, con o sin nómina, cobrando en especie o en tabaco, con o sin crisis.
Cansa escuchar cada año que los jóvenes no tienen oportunidades, que no se pueden ir de casa porque no tienen un trabajo fijo y, por supuesto, bien remunerado.  Treinta años o más escuchando la misma emisora, o varias distintas, pero con la misma cantinela.
 
¿Y ahora, quién se apiada de los supervivientes de toda la vida, los que contra viento y marea se las han arreglado desde el destete temprano y a pesar de las tormentas, los ceses, los ERES, las Merkel y los Miterrand, pese a los pesos pesados de la quiebra de valores, la pérdida de visión de futuro, el choriceo institucionalizado, ...las injusticias, ¡ay! las injusticias que no han/hemos visto cada día.
 
Menos quejas y más acción.  Los hay que parecen tener no ya siete, sino quince vidas, que hasta de la propiedad intelectual de los felinos prescinden por creerse ganadores de antemano.  De todas las luchas.  Dios -con mayúsculas- los crió, y ellos, minúsculos de cerebro y de alma, se juntan.
No pido unión, válgame dios -mi dios, que se escribe con minúscula y no sabe de hipotecas, porque es más pobre que tú y que yo-, que no quiero sentarme ni enredarme el pelo con la mayoría de gandules, ineptos, elitistas y sabelotodo que dan vueltas en círculo esperando el momento de engancharse en el alma y entre los pensamientos, ellos, que creen dominar el barrio.
No pido unión, pero disfrutaría escuchando los pensamientos que más de uno no se atreve a exponer públicamente.
 
A las pruebas me remito.  Lean el periódico cualquier día de la semana, y díganme qué noticia destaca.  Sin ir más lejos, hoy, tengamos más afecto por la UE, como pidió aquel.
Y yo con estos pelos.


S.S. 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com