Translate

27 de enero de 2014

¿Red de contacto, luego existo?




Cuando el individuo posee un alma inquieta y sus intereses van más allá del mero exponente profesional, las redes de contactos se reducen a un cuántoquieroparatanpocachicha.
Redes sociales que nos ponen en contacto con grupos y personas que comparten nuestros intereses, profesiones o hobbies, pero ¿cuántos de estos creen realmente pertenecer a un grupo y no se han sentido en ocasiones abrumados po...r la cantidad, más que por la calidad?
¿Quién, a sabiendas de que su comentario será leído por personajes que no comparten sus valores, se muestra sin escudo?
No es aconsejable, dicen, mostrar el lado humano, a no ser, claro está, que se trate de un ensayo para que los seguidores conformen la valía de lo que uno dice, independientemente de que sea creible o no.
La solución, confiesan algunos, es abrir varios perfiles, en donde hacer partícipes a los conocidos o a los amigos, a los que no conoces ni ganas, o a los que te motivan pero que en ningún caso querrías tener como amigo.

Resumiendo: ni el exceso de cautela ni abrir las puertas a pares debería cambiar la valía personal que cada quien se otorga, pero eso sí, existe una fina línea entre lo políticamente correcto y la barbarie alocada: si abres un perfil para buscar trabajo, como viene siendo la moda en los últimos dos-tres años, por favor, no subas las fotos de la cena del fín (del mundo) de semana con los colegas. Podría sacar ampollas en tu perfil.
 
(c) Saray SCH., 2014 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com