Translate

13 de octubre de 2014

RESEÑA - El tiempo de los héroes, de Javier Reverte

El tiempo de los héroes
(El tiempo de los héroes, 2013)
Javier Reverte

Ediciones DeBolsillo
Colección: best seller/Bibioteca Javier Reverte
© Javier Reverte, 2013
© Penguin Random House Grupo Editorial, S.A., 2013
© De la foto, Efe
1ª edición: abril, 2014
ISBN: 9788490327548
Tapa blanda
GÉNERO principal: Novela
Etiquetas- tags: Biografías, Personajes históricos, Comunismo, República española, Juan Modesto, el Campesino, Guerra Civil española, militares, milicias comunistas, tropas franquistas, anarquismo, republicanos, resistencia madrileña, brigadas internacionales, batallas y contiendas, Batallón Lincoln, Batallón Garibaldi, regimientos españoles, batalla del Ebro, batalla de Belchite, batalla de Brunete, batalla del Jarama, aviación bélica, fusilamientos, desertores, literatura española
Páginas: 608

Argumento:

Esta es la historia novelada -en periodo de guerra- de un hombre que nació en el Puerto de Cádiz, orgulloso y añorante de sus orígenes.  El compromiso, el valor, la palabra dada, la integridad y la honestidad –entre otros valores- conformaron el perfil de quien llegó a lo más alto a nivel de contienda, a pesar de que él mismo huía de medallas y reconocimientos, banalidades que nada hacían por atestiguar ni la raza ni los ideales.


Opinión:

Sin apenas darme cuenta me he visto esperando con ganas el momento de continuar con la lectura de esta novela, cuando el tiempo me lo ha permitido.
Lo que en principio parecía ser un nuevo resumen sobre la Guerra Civil de este pais se convierte sin duda en un nuevo descubrimiento, una serie de emociones que la pluma del autor transmite sin pedir permiso y llega a calar en lo más hondo.  Independientemente de la bandera con la que uno se arrope, sería ideal que el lector fuera capaz de tomar cierta perspectiva para ver en esta obra a las personas, y no tanto las fronteras que separan lo racional de las sensaciones, porque es con lo banal como uno entra en el meollo de lo que fue el día a día de aquellos soldados de alpargatas y ropa raída que se lanzaban al ruedo de la metralla, ya sea por obligación ya sea por ideales o antojos que giran alrededor de una razón.
Individuos de carne y hueso que más tarde enmudecieron por miedo, que huyeron del pais por no comprometer a sus familiares o amistades y que vivieron – los que sobreviven se pueden contar con los dedos de una mano- una parte de la historia de la que no deberíamos estar orgullosos.
Así, a pesar de que la novela transcurre en campo bélico, el sabor de la lectura rezuma humanidad, testifica a una distancia cómoda y por suerte nos convierte en testigos inoperantes.

En la obra de despliega un desfile de personajes reales que atraen nuestra atención, con anécdotas sobre su estancia en España en los años que duró la contienda, sobre todo corresponsales de guerra y fotógrafos de varias las nacionalidades, de la talla de Robert Capa, su novia Gerda Taro, Hemingway, Martha Gellhorn, Louis Fischer, Herbert Matthews, el ruso Koltsov y su compatriota Ilia Ehrenburg, los reporteros ingleses Geoffrey Cox y Henry Buckley…
Otras figuras son ineludibles por su militancia y por el papel que jugaron en la historia, de los que siempre gusta conocer algunas curiosidades o momentos: el coronel Vicente Rojo, el presidente de la República Juan Negrín, Azaña, Casado, Durruti, militantes de la talla de Dolores Ibárruri –La Pasionaria-, Carrillo, los poetas Rafael Alberti, Miguel Hernández.

Se hace especial hincapié en los relatos de los brigadistas internacionales, figuras como la del flemático irlandés George Nathan, y las de soldados de varios paises que no deberíamos olvidar.  Uno se pregunta qué fuerza empuja a un sujeto si raices en aquel lugar para participar en una lucha ajena y motivarse de tal manera que la muerte no es suficiente motivo para echarse atrás.  Si se hace difícil de entender retrocediendo en la historia, la memoria abre los ojos ante las actuales contiendas, en donde los intereses son objetos, y no ideales, los soldados son máquinas de matar, en muchos casos individuos deshumanizados y alineados ante sueldos y jerarquías piramidales de la rama psicótica de nuestra pretendida evolución, carne de cultivo para los manuales de psiquiatría y poco más.
No se trata aquí de comparar si una guerra es válida o no, o lo efectivo de sus batallones o elementos de enfrentamiento, sino de decidir que si en tiempo de paz no todo vale, es  en tiempo de guerra cuando los valores retratan al personaje y lo ensalzan o le dan y le quitan el aura que le precedía.
Se adivina asimismo una retahíla de pensamientos, opiniones, reflexiones, criticas veladas y no tanto, que en boca de ciertos personajes y una vez descontextualizados siguen resultando vigentes y nos obligan a participar y ser más críticos con nuestro entorno.
Aún resultando historia produce cierto respeto encarar con los ojos del siglo XXI la lectura de las líneas que dejan patente el carácter del protagonista, alguien que no se amilana ante el poder, que hace honor a su nombre y apellidos y goza al mismo tiempo del respeto y la admiración de sus militares, tan firme como comprensivo.  Habría que ver cómo saldría parado entre la jauría político-empresarial actual.
                                                                                                                           
Entre trincheras, cuarteles y campos de batalla no faltan las historias de amor que surgen en las verbenas populares o en el camino hacia un asalto.
Pocas veces una novela tan extensa puede dejar el regusto por conocer más, por investigar que fue de este o aquel personaje o de sus familiares, aunque en este caso, como el propio autor confiesa, será empresa imposible, por el silencio y negativa de aquellos para hablar sobre el asunto.
Los personajes cobran forma, se vuelven de carne y hueso, y resulta en una lectura amena e interesante por la cantidad de referencias basadas en la realidad sobre las que los interesados podrán ahondar posteriormente en otras obras más técnicas.

Por Saray Schaetzler, para Anika entre libros




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com