Translate

30 de diciembre de 2016

RESEÑA: Sin trigo, gracias: Dile adiós al trigo, pierde peso y come de forma saludable.

Sin trigo, gracias: Dile adiós al trigo, pierde peso y come de forma saludable.Doctor William Davis

Editorial Aguilar
368 Páginas

Ensayo, Salud y alimentación, trigo, gluten, comidas, enfermedad, pan, harinas, azúcar, alimentación y enfermedad, diabetes, migrañas, peso, adelgazar, engordar.


 ¿Sabías que comiendo dos rebanadas de cualquier tipo de pan de trigo puedes incrementar tu nivel de glucosa en sangre más que con dos cucharadas soperas de azúcar puro?
Sin trigo, gracias es una mirada provocadora y distinta de cómo, eliminando de nuestra dieta el trigo -a menudo considerado saludable por ser un cereal-, podemos perder peso y prevenir una amplia gama de problemas de salud.
Basándose en décadas de estudios clínicos con extraordinarios resultados, el cardiólogo William Davis observó que cientos de pacientes a los que había recetado regímenes sin trigo mejoraban notablemente su salud y decidió escribir un libro que revelara los efectos dañinos de este ingrediente tan común en nuestra dieta.
Una dieta sin trigo se asocia a beneficios físicos importantes:
- Pérdida de peso significativa en los primeros meses.
- Alivio y mejora de la diabetes tipo 2.
- Mejora de los problemas intestinales, como la colitis ulcerosa y la celiaquía.
- Mejora notables de los niveles de colesterol y LDL.
- Mayor densidad ósea y mejora de la osteoporosis.
- Mejora de enfermedades de la piel como la psoriasis, úlceras bucales o pérdida de cabello.
- Reducción de la inflamación y el dolor causados por la artritis reumatoide.
De fácil lectura y cuidadosamente documentado, este libro te ofrece una nueva perspectiva más crítica sobre el trigo que comemos en la actualidad que cambiará drásticamente tu modo de pensar.
(Nota de editorial)
Un descubrimiento, tanto por la información que contiene, como la impecable descripción que da cuenta de la profesionalidad con que trata uno de los temas que por estar de moda en los últimos años pareciera que no hemos de tomar en serio, nada más lejos de la realidad.  He conocido a personas afectadas de enfermedades crónicas que han remitido o mejorado visiblemente en cuanto el gluten ha desaparecido o menguado en su cesta de la compra.  Yo misma he comprobado cómo las migrañas que me atacaban hace más de dos años remitían a las pocas semanas de probar con un cambio de dieta que entre otros, incluía el rechazo del gluten en mis platos. ¿Casualidad? No.  La alimentación ha variado a lo largo de los años, y productos que en tiempos que nuestros abuelos se consideraban saludables se han vuelto tóxicos y peligrosos al estar manipulados por las empresas alimentarias.
El problema comienza cuando uno debe alejarse de la zona de confort respecto a la cesta de la compra habitual, para hacer una reverencia a un nuevo modo de ver la cocina y lo que nuestro cuerpo, que es muy agradecido, nos pide. 
Que nadie se asuste, la receta básica es lo que nadie nos ha dicho: consumo de fruta y verdura por encima de carnes rojas;  azúcares y harinas no nos ayudan, es más, son los futuros alimentos que llegarán a estar prohibidos cuando alguien con cabeza dirija una de estas empresas que nos están matando y provocando varios tipos de cáncer a costa de añadir elementos que potencian sabores de modo artificial y aumentan nuestra adicción a los mismos.

Siento comunicarles que cada uno es responsable de su alimentación, les dejo la pelota en su tejado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com