Translate

28 de febrero de 2012

RESEÑA - LOS PARAISOS ARTIFICIALES, de Charles Baudelaire

LOS PARAÍSOS ARTIFICIALES

(Les paradis artificiels, 2011)

Charles Baudelaire


El libro de bolsillo
© Alianza Editorial, 2011

© Traducción de Mariano Antolín Rato
Género y tags: Ensayo, Drogas en el siglo XIX, Literatura francesa.
ISBN: 9788420652771
231Páginas

Argumento
 
Los paraísos artificiales da título al ensayo sobre los estados ya bien de éxtasis o alucinación  propiciados por la ingesta de drogas –hachís, opio, principalmente- o el producido por exceso de alcohol, a través de los cuales Charles Baudelaire nos hace partícipes del desarrollo que se produce en la mente y la conciencia de aquellos que se han subido en el tren de este viaje de contornos indefinidos.


Opinión
Charles Baudelaire, el también conocido como poeta maldito, nos envuelve en esta ocasión bajo el manto del ambiente irrespirable de los salones franceses del decimonónico.
Las nebulosas creadas a partir de la ingestión de opio, alcohol y hachís le inspiran para crear textos que en su línea narrativa contagia del mismo ambiente sofocado y etílico con el que él mismo se empapa antes de escribir esta narración. El ambiente bohemio parisino es el hilo conductor del tono general que mantiene en la obra que nos ha legado.

Con Los paraísos artificiales, este ensayo nos  muestra un viaje sin un destino fijado, el preferido de este poeta que ensayaba intercambiando sus cartas con la vida, más para huir de si mismo que para otra cosa, haciendo gala de una retórica que impregna los sentidos.  El lector se hace o no se hace con el estilo narrativo de Baudelaire, pero es indudable que no deja indiferente esa lucha por llegar al fondo de las cuestiones que parecen adentrarle en su propio infierno.

Charles Baudelaire descifra las diferencias que existen, por ejemplo, entre los personajes que toman opio y los que prefieren el hachís.  Le preocupa conocer a qué nivel se desarrolla el ingenio, los riesgos y las consecuencias de esa afición, y para ello nada mejor que probar él mismo sus efectos.  Es curioso, que en pleno siglo XIX este poeta de en recalcar cuáles son los peligros del ocio, señalando categóricamente hacia la adición incontrolable que se producía y repercutía en todos los estamentos sociales de la época, desde la clase trabajadora hasta los salones de eruditos.

Una vida bohemia, perjudicada por su exceso de amor al riesgo, en definitiva, o quizá una falta de conciencia que no le dejaba pensar en el futuro.  Baudelaire es presente, y pasado, el mismo al que recurre una y otra vez queriendo encontrar la solución al destino que deviene a cada humano, pues cree que cualquier obra de arte nos muestra sin duda la esencia del niño-autor.

Para amantes de la narrativa francesa del siglo XIX y curiosos de la aplicación de las drogas o los estados alterados de conciencia.  Todo un ensayo con mayúsculas.

por Saray Schaetzler

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com