Translate

25 de enero de 2014

¿Derechos Humanos? - La verdad oculta

En las guerras, como en la vida cotidiana, se ha de lidiar con personas que no son precisamente un buen ejemplo  de los organismos internacionales o gubernamentales a los que representan, ni les avalan las cualidades que aquellos pretenden.
 
http://www.youtube.com/watch?v=QEtYAr-pvIk
Añadir leyenda
Aunque no deberíamos cuestionar los valores que las respaldan, sí lo es el hecho de entender que de un grupo social pueden surgir todos los conflictos, y asimismo cada subgrupo dentro de ese círculo más o menos cerrado, las intersecciones morales, intereses propios y los maniqueos son moneda de cambio.
Dudo que antes de entrar en cualquiera de estos grupos se haga una selección tan exhaustiva como para delimitar la inclusión de individuos cuya moral o labilidad emocional se muestre a prueba de chantajes, o que ante la desesperación de otro humano reaccione con ecuanimidad.
 
Anteponer lo humano a las normas, hace que en ocasiones sea per se un tema a debatir.  ¿Debemos elegir entre derechos humanos o la inopia de una comunidad?¿por qué entonces se siguen cometiendo abusos, extorsiones, represión, por parte de ciertos cuerpos a los que la impunidad y el corporativismo no impiden que este tipo de praxis cesen en su origen?
 
Si lo miramos de este modo, los cuerpos de élite no están formados por individuos de constitución robusta y mente fría, sino por personas comunes, con valores enraizados y ajenos a siglas, a chantajes, ... que no se dejan asombrar por posesiones o riquezas -ya sean las propias o las ajenas-.
 
Lo que realmente sucede y que nos debería preocupar, detrás de cada conflicto humano que deriva en una guerra -ojo, que no se está defendiendo con ello ningún tipo de violencia como solución a un problema- , no son tanto las bajas que se producen, sino cuál será el estado de las personas que sobreviven, y en qué estado lo hacen.
 La verdad oculta es un pequeña muestra del backstage: Bosnia-Herzegovina, Irán, Chad, Irak, Siria,...
 
Pensemos con lógica, y llegaremos a la conclusión de que nadie está a salvo de los salvadores: ¿quién nos defiende ante ellos, si el laurealismo y la decoración que les rodea da por hecho que en sus filas no existen los principales males que todo humano contiene desde el principio de los tiempos?
 
Antes de seguir reflexionando, es importante que los lectores sigan La verdad oculta, que refleja con exactitud la frustración con la que su protagonista, Mónica Belluci, se enfrenta al gran poder: el miedo, la injusticia, la desigualdad.
Si algo me llamó la atención durante el desarrollo de la cinta, fue comprobar que son necesarias muchas personas para llevar a cabo actos inmundos, pero que tan solo una con suficiente determinación puede arrojar un poco de luz y esclarecer ciertos atropellos cometidos, en este caso, por aquellos que supuestamente han de velar por los más débiles.
 
 
 (c) S.S., 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com