Translate

4 de noviembre de 2014

RESEÑA - EN MEDIA HORA...LA MUERTE

En media hora…la muerte

(En media hora…la muerte, 2014)
Francisco Martín Casado

Editorial Planeta de libros
Colección Autores Españoles e Iberoamericanos
© Francisco Martín Casado, 2014
© Editorial Planeta, S.A., 2014
1ª Edición: Septiembre 2014
Género: Novela, testimonios, sagas familiares, historias reales, nazismo, campos de exterminio, Hitler, guerra y posguerra, secretos de familia, supervivencia, judíos, exilio, literatura mejicana
Tapa dura
ISBN: 9788408131502
608 Páginas


ARGUMENTO 

Reescribir la propia historia, como él mismo afirma, no es lo mismo si uno lo hace con quince, que con sesenta años.  Así y todo, la sorpresa que le espera al conocer su procedencia judía no le dejará indiferente, y en ello se basa para escribir un relato en el que hacerse eco de la vida de varias personas que pertenecen a su núcleo familiar más cercano y narrar en primera persona lo que le han contado. 

Pasada la sesentena, con una carrera y una vida más bien resuelta a sus espaldas, el autor de esta obra se enfrenta a la verdad de su historia: ni sus orígenes son los que él cree ni su familia ha sido la que él conoce hasta ese momento.
Así, como en las viejas tradiciones, la leyenda oral da paso al manuscrito, un testimonio por el que se fija una vez más una historia de otras tantas miles que sin duda existen en torno a la época del nazismo, de los campos de exterminio y las pérdidas de libertades.  Para que no se olvide.



OPINIÓN 

No hay muchas ocasiones para conocer historias como la que se nos relata en esta obra, o tener la suerte de hacerlo a manos de un profesional  que sea además protagonista de la misma, dotando a la obra con más verosimilitud y haciéndola más cercana y atrayente gracias a este narrador vivencial en primera persona.
La obra llama a  tocar la fibra sensible que todo buen lector posee, en parte debido a la postura valiente y en parte al compromiso adquirido por su autor, pues a pesar de que han pasado muchos años desde que transcurrieron los hechos que en ella se narran, hay una historia detrás de lo que se cuenta con personas de carne y hueso, y solo por hacerlo público ya debería considerarse una heroicidad, pues muchos son los que han tratado de hacer todo lo contrario, ocultar este tipo de vivencias o al menos, no darles la debida importancia.

Son hechos que han marcado y seguirán haciéndolo sin remedio a miles de individuos, generación tras generación.  La Segunda Guerra Mundial sigue dando para llenar folios y aulas en donde se dan a conocer, entre otros, las atrocidades de las que fueron víctimas millones de personas, pocas de las cuales sobreviven a día de hoy para hacerse eco de las mismas; de ahí que la oralidad y el testimonio directo sean esenciales.
El autor relata cómo, pocas semanas antes de fallecer, su tío le hace una terrible confesión sobre el pasado de su familia.  La novela está ambientada en los años de la guerra, en la posguerra, en los campos de exterminio y en ese sentimiento de soledad que se experimenta ante los secretos que viven ocultos durante muchos años.

Con un nivel literario envidiable, el protagonista ya forma parte sin duda de ese círculo de narradores que deja constancia, una vez más, de la importancia dada por la palabra escrita; una transmisión que tenemos la obligación de mantener, ya sea mediante aquella ya sea mediante la oralidad, y para hacerse eco de esta herencia histórica tanto nos vale el testimonio de sus testigos directos como el de los descendientes de aquella generación.  Somos conocedores de cómo el paso del tiempo alimenta el olvido y  tiende a formar una neblina sobre la realidad.  Importa que mantengamos despierto el fuego y que no cerremos los ojos frente a esos genes que conforman la memoria; somos los que somos, porque tenemos un pasado, nos guste éste más o menos. 

Y para no repetir lo sucedido, dicen unos, o para concienciar a la humanidad, insisten otros, es sano seguir narrando y mantener esa parte de nuestra trayectoria más viva que nunca, y así como hoy brilla aquel mármol blanco que se utilizaba para dar grandeza a un edificio o monumento, seamos capaces de seguir percibiendo el eco de fondo de nuestras huellas, a medida que pasa el tiempo, siempre visible a los ojos del alma.

por Saray Schaetzler para Anika entre libros







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com