Translate

15 de febrero de 2012

RESEÑA: ANTES DE QUE EL TIEMPO LO BORRE, F. Javier Baladía

ANTES DE QUE EL TIEMPO LO BORRE

(recuerdos de los años de esplendor y bohemia de la burguesía catalana)
(Antes de que el tiempo lo borre, recuerdos de los años de esplendor y bohemia de la burguesía catalana, 2010)

F. Javier Baladía


Editorial Juventud
© Editorial Juventud, 2010
1ª Edición, abril 2003
Género y tags: Testimonio, crónica social, sagas familiares, Barcelona, burguesía catalana, Literatura española.
ISBN: 9788426133052
314 Páginas

Argumento
 
Con el escenario de fondo de Barcelona así como de otras poblaciones que han marcado momentos peculiares de la historia de Catalunya, F. Javier Baladía utiliza la pluma para narrar en forma de crónica y dejarnos así testimonio de una saga familiar contextualizado a principios del siglo pasado. 
Su familia, descendiente de aquella burguesía catalana de la que nunca nos cansamos de escuchar tantas viejas historias repetidas y transmitidas de generación en generación.


Opiniones de lectores

F. Javier Baladía nos recrea una Barcelona singular, narrada a través de los recuerdos que conserva de su propia familia. 
Podemos pensar que le habrá sido más o menos sencillo escribir sobre su propia familia, es fácil caer en el tópico, y hacernos partícipes del conocimiento de capítulos que pertenecieron a su pasado no creo que sea una labor fácil –la documentación, indudablemente sí lo hará sido - y menos aún un segundo trabajo en el que el narrador consiga distanciarse lo suficiente para que aún siendo testigo directo o habiendo conocido la historia sepa transmitirla de una manera objetiva, creíble y al mismo tiempo amena para el lector.
Y F. Javier Baladía lo ha conseguido, en esta que ya es su tercera edición.

Unas escenas irrepetibles que ha recuperado bien de entre los entresijos de la memoria o gracias a la introspección que ha hecho a través de la visión de las fotografías familiares que aún conserva -algunas de ellas se muestran en el cuadernillo central de la obra-.   El hecho de verse salpicada aquí y allá por personajes conocidos internacionalmente la hacen sin duda más atractiva para su lectura.
En Antes de que el tiempo lo borre no encontramos demasiados recuerdos personales, apenas era un niño cuando la fortuna empezaba a escasear.  Pero sí ha sabido de aquellos años de esplendor de primera mano, unos años incomparables a nivel artístico-cultural. 
Dado que la historia se escribe a través de unos pocos apellidos, es un lujo y un honor –en la mayoría de ocasiones- pertenecer a una de esas coincidencias del destino en donde las cartas juegan a favor de uno.

Al comenzar la lectura pensé que me vería en medio de una nomenclatura de nombres propios imposibles, pero a medida que la crónica avanza, uno se va difuminando entre las vidas de varios de sus antepasados, tomando partido en seguida por unos y cabeceando a causa del carácter difícil o la falta de sentido común de otros.  La lectura sólo se hace lenta al principio, pero a medida que entramos en materia y conocemos a los personajes curioso, pintorescos en ocasiones de esta familia, comienza a coger un ritmo que la hace agradable de seguir, aunque no llega  a ser un ritmo trepidante (lógico por otra parte, pues no se trata de novelar la vida de unos personajes, sino que la historia ya se proporciona previamente).

En esa época el privilegio de pertenecer a una clase social determinaba ese destino. Los viajes exóticos, la actividad frenética eran habituales. 
Tengo un concepto tan escandaloso como fascinante sobre personajes que podían permitirse el lujo de enviar por barco la ropa a Inglaterra, tan solo para almidonarla.

La lectura de Antes de que el tiempo lo borre puede que nos sugiera algunos interrogantes.  ¿Qué ha sucedido con la burguesía catalana desde entonces?
¿Qué hubiera sido de ellos de haber existido el televisor con su mando a distancia, o la falta de motivación general actual?.
El personaje de padrí me resulta emotivo, un hombre que en una sociedad machista es abandonado por su mujer y que en vez de caer en la lamentación o enfocar el escarnio hacia su consorte, se dedica de pleno a cultivar su cultura y erudición.  Isabel Horach es la mujer sobre la que ya han escrito en varias ocasiones en otros medios, y de la que creo se debería ahondar en otra ocasión.

¿Qué legado nos ha dejado aquella burguesía que además de las fiestas y los viajes alrededor del mundo se dedicó a fomentar la cultura, a pesar de no estar bien visto, lo mismo que hacen hoy en día los nuevos ricos rusos?. 
La clase media empezó su declive, y jamás llegó a recuperar todo de nuevo. Muchos se la dan de burguesía, cuando no son más que clase media, por mucha marca y mucho lujo que porten. La burguesía de la que hablamos, a que nos muestra F. Javier Baladía, era permisiva con los propios excesos, y al mismo tiempo quizá no fueron conscientes de que estaban escribiendo no solo la historia personal de su familia, sino de toda una época.
Muchos de estos personajes no se conformaban con respirar para vivir, y estoy segura que, de haber nacido en la pobreza, serían igualmente personajes enérgicos y luchadores, curiosos casi todos, protagonistas de su propia vida.  Algunos pasearon por la estrechez más absoluta en algún momento, sino bien al final de sus vidas con una indiscutible elegancia.
Esta clase social prácticamente es inexistente en los tiempos actuales.  Las divisiones de herencias, el cambio de mentalidad y lo obsoleto de cierto elitismo les ha vuelto una especie en extinción, o quizá carente de aquel interés de antaño.  Hoy interesa más el personaje de folletín, el que se presta a los medios menos nobles –en ningún momento he nombrado a la prensa del corazón, los dioses me libren-.
Siguiendo las curiosidades del libro podemos encontrar varias expresiones o locuciones catalanas que a día de hoy se han desvirtuado o han perdido el significado inicial con el paso de los años.

Para curiosos y amantes de la historia de Barcelona y sus gentes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario. Gracias por detenerte en este rincón...

link:your-blog-here.blogspot.com